Historia

Quién fué Viriato

150- 139 a.d.C.

La pesadilla Romana durante diez años, hasta 139 a.d. C.

Luchó contra la invasión romana a la península Ibérica, hasta el día de su muerte.
La mayoría de las fuentes romanas como las de Tito nos hablan sobre que , fue pastor- cazador, y después se convirtió a guerrero,  líder nato.

Fue el líder lusitano que se enfrentó a las legiones romanas que pretendían la conquista de Hispania.    Ésto hizo que se ganará el titulo de la pesadilla de Roma.

Llegó a ser un soldado que ocupo altos cargos, según Apiano, Viriato fue un líder nato, el de capacidad mayor para gobernar de entre los barbaros.

El lugar de su nacimiento es desconocido; algunos autores están convencidos que nació en la Veturia, una región situada  entre  los ríos  Guadiana y el Guadalquivir,  al sur de la provincia.  También se dice que,  su origen pudo estar entre los ríos Ebro y Tajo, y hay quienes lo sitúan en la Portugal actual, debido a los lugares que utilizo durante su enfrentamiento contra la ciudad de Roma.

Otros autores insisten que nació en algún lugar de Valencia, o incluso que no fuera lusitano, si no celtico.

Las penurias sufridas por la tribu lucigtana, ante la tirania del emperador Galba, provocaron la colera de Viriato, que se alzo en armas hacia Turdetania, lo que sería hoy gran parte de Andalucía, ahi fueron acorralados por el procurador romano Vetilio,  quien les ofreció firmar la paz, pero Viriato, temiendo que no cumplieran sus promesas, la rechazo, y miles de las tropas lucitanas escaparon, causando miles de bajas incluso la muerte del pretor, en el río Barbesuda.

Posteriormente, saquearon a las tropas del procurador Cayo Claudio en Carperania, territorio que comprendía los actuales Madrid,   Toledo, Guadalajara y en menor medida Ciudad Real.

Sus ataques continuaron venciendo los ejercitos romanos de Claudio Unimano, gobernador de la Hispania citerior, un territorio que comorendía la costa Este, desde los Pirineos hasta Cartagena.

En el apogeo de está campaña los lusitanos consiguieron controlar el sur de la citerior y gran parte de la ulterior, que ocupaba gran parte occidental de la península ibérica.

En el año 144 a. d. C.   obligó a que las tropas lusitanas se retiracen.

Frontino un importante aristócrata romano, a finales del siglo primero, escribió lo siguiente:

«Viriato, que de ser un pastor, se convirtió en el lider de los celtíberos,  en una ocasión mientras pretendía retirarse frente a la caballería enemiga, les condujo a un lugar llena de huecos en el suelo;  allí, mientras cabalgaba siguiendo un camino que conocía bien, los romanos desconocedores del terreno se hundieron en la ciénaga y murieron.

Fin de Viriato:

Pero la suerte de Viriato, se volvió en su contra, cuando Roma acabó su guerra contra Cartago,  ahora podía mandar más tropas para combatir en Hispania.

Fabio Máximo Emiliano,  fue el encargado de sustituir a Claudio Plausio, por sus constantes derrotas militares. Se instaló en la ciudad de Orsona, la actual Osuna de  Sevilla, para dirigir su contra ataque, así fue como provoco la retirada de Viriato, que tuvo que ceder varias ciudades dominadas por los lusitanos al Sur de la península.

Pero Viriato no se rindió, y consiguió unificar a los lusitanos vettones, arevacos, bellos y titos.  Junto con ésta alianza de pueblos hispanicos, se  desencadeno la tercera guerra celtivera.

Viriato hacía retroceder a los romanos, conquisto la ciudad de Tuci, que podría estar ubicada en la actual Jaén o en Teja de la Vieja Huelva, y la región de Bastetania, que comprende las actuales Granada, Almería, Jaén, Albacete y Murcía.

Tras las continuas victorias de Viriato, Fávio Máximo Sevillano, envió a sus tropas romanas con una tropa de elefantes, provenientes de Cartago, liberando así las ciudades del Sur, persiguiendo a Viriato, a quien obligó a replegarse hacia Lucitania.

Muerte de Viriato:

Apiano, nos cuenta Viriato, quiso firmar la paz con  Sepión, en el 139 a.d.C.   pero  él no accedió a ractificarla.   Apiano también nos cuenta que Sepión ofreció a tres de los hombres de Viriato: quienes  anteriormente eran servidores romanos, y que traicionando a Roma se habían hecho al bando de Viriato,  riquezas y tierras a cambio de dar muerte a Viriato,  Aodas, Minuros y Vitalcos, asesinaron a Viriato mientras dormía, clavandole un puñal en la garganta.

Cuenta la leyenda que, estos tres hombres volvieron al campamento Romano de Sepión, para cobrar su recompensa, y al estar frente al senador, éste les respondió:

«Roma no paga a traidores»